Lo mejor de Venezuela se transmite desde Lima

Natalia Cordoves está a punto de graduarse de periodista en Lima, tiene un programa de radio por internet donde divulga lo mejor de Venezuela.


65
155 compartidas, 65 points

A los 19 años Natalia Cordoves decidió cambios drásticos en su vida. Dejó el apacible pueblo de San Antonio de Los Altos, en el Estado Miranda (Vzla) por la señorial Lima, Perú; dejó los estudios de Trabajo Social en la Universidad Central de Venezuela por periodismo en la Universidad Nacional Federico Villarreal, “ya voy por el 5to año”.

Llegó a Perú el 31 de julio de 2013. “Me gustó desde el principio, la calidad de las personas, en el trato se siente la solidaridad del pueblo peruano. Es un país en el que no te sientes tan extranjero sino que sientes que eres parte del Perú; aunque tenemos costumbres muy diferentes, no te sientes tan extraño. Las mismas personas te hacen sentir parte de su país”.

Natalia es conductora de un programa de radio por internet. Por tal motivo fue entrevistada por el diario El Comercio el pasado mes de marzo.

-Se llama “Venezuela en Onda” y se transmite a través de la web de la Asociación Nacional de Periodistas del Peru (ANP Radio). El programa sale al aire todos los sábados de 9:00 a.m. a 10: 00 a.m.  También se transmite en vivo por las páginas de facebook de ANP Radio y VENEZUELA EN ONDA. Los invito a que nos busquen por el facebook.

Inseguridad e incertidumbre

Las motivaciones de Natalia para emigrar fueron las mismas que repiten miles de jóvenes en las largas colas para legalizar sus documentos en la búsqueda de “una visa para un sueño” como dice la canción de Juan Luis Guerra.

-Decidí emigrar por la inseguridad, por la incertidumbre de no tener un buen futuro garantizado en el ámbito laboral y en lo académico. En Perú trabajo en una empresa de ventas de seguros internacionales como asistente de gerencia y comparto el tiempo con los estudios y el programa de radio, que realizo como parte de mis prácticas pre-profesionales, requisito básico para graduarme y obtener mi título universitario. El dinero me alcanza para pagar alquiler, hacer mercado y darme pequeños gustos.

-Siento que en Perú es más fácil para las mujeres encontrar trabajo, hay más oportunidades y ofertas laborales para las mujeres que para los hombres. No se me ha hecho nada difícil porque soy una persona dispuesta a todo trabajo siempre y cuando sea digno, me considero una persona humilde que es capaz de muchas cosas y quizás eso me ha abierto un sin fin de oportunidades en el Perú.

Cubrir la Cumbre de las Américas fue una gran experiencia

¿Obstáculos?

-El principal es ser extranjera ya que muchas veces no accedemos a los mismos beneficios que los peruanos, o si necesitamos hacer algún trámite o asistir a algún centro de salud siempre será más costoso por el simple hecho de ser extranjera.

-En cuanto al programa de radio no he tenido limitación alguna por no ser peruana. Al contrario, la Asociación Nacional de Periodistas del Perú me ha brindado la oportunidad de compartir la historia, cultura y tradiciones de Venezuela. Es una oportunidad que valoro y agradezco de todo corazón porque me permite estar conectada con mi país, con mi gente y no olvidar de dónde vengo y así compartir todo lo bueno de nuestro país.

Recomendaciones

-A los jóvenes venezolanos que piensan emigrar les recomiendo que tengan un plan que contemple: qué hacer, a dónde ir y presupuestos. Además, sean humildes. Tengan presente que vamos a un país que no es el nuestro y por muy diferente que sea la cultura debemos respetar y ser agradecidos porque es un país del que esperamos una mejor calidad de vida y que nos permita ayudar a nuestra familia que se queda en Venezuela.

El pincho… no se compra ni se vende

-Un día paseaba por un  hermoso parque de Lima y vi a un vendedor ambulante de pinchos de salchichas. Me provocó y recordé que me habían comentado que a los vendedores peruanos les gustaba el uso del posesivo cuando nos referimos a los productos que venden. De manera que la pregunta siempre sería su cebolla, su manzana… En este caso no veía diferencia. De manera que me acerqué y en voz clara, diáfana y cantarina pregunté: “Señor, cuánto cuesta su pincho…” Ante una mirada fulminante mi sonrisa fue desapareciendo. Pasaban los segundos en silencio. Trágame tierra: “Señorita, más respeto, quién cree usted que soy yo… Mí pincho, no se compra ni se vende”. Sentí que la cara se me ponía caliente…Una muchacha que había presenciado aquello, se me acercó sonriente y me explicó: “Aquí eso lo llamamos pancho… pincho es… tú sabes, la parte del hombre.

Conclusión: Desde entonces no como pincho sino pancho.


¿Te gustó? ¡Compártelo con tus amigos!

65
155 compartidas, 65 points

¿Que te pareció?

OMG OMG
0
OMG
WIN WIN
0
WIN
LOL LOL
5
LOL
Fail Fail
0
Fail
Encanta Encanta
8
Encanta

Comentarios

comentarios

Seleccione un tipo de contenido
Quiz de personalidad
Serie de preguntas que intentan revelar algo sobre la personalidad
Quiz de Trivia
Serie de preguntas con respuestas correctas e incorrectas que intentan verificar el conocimiento
Encuesta
Votar para tomar decisiones o decidir alternativas
Historia
Texto formateado con objetos insertados y visuales
Lista
La tipica lista de internet
Cuenta Regresiva
La tipica cuenta regresiva de Internet
Lista Abierta
Envíe su propio lista y vote por la mejor
Lista Ranqueada
Vota a favor o en contra para decidir el mejor elemento de la lista
Meme
Sube tus propias fotos para hacer memes personalizados
Video
Youtube, Vimeo o Vine
Audio
Soundcloud o Mixcloud
Imagen
Foto o GIF
Gif
Formato GIF
Gracias por compartir. Síguenos en las redes para mantenerte en contacto con nosotros y ver nuestras últimas publicaciones.